domingo, 7 de junio de 2015

EL OLVIDADO CASO DE JOSEPH KONY Y SU LRA

(artículo publicado en el blog de El país "África no es un país")

En unos momentos en los que está reunido el Foro para la Reconciliación Nacional en la República Centroafricana puede ser la ocasión para retomar un viejo tema que sigue siendo uno de los factores que castigan a una parte del pueblo centroafricano y que parece estar oscurecido por la superposición de otras noticias.
¿Quién conoce la verdad de Joseph Kony? ¿Quién sabe los detalles de sus atrocidades? ¿Quién recuerda que existe un grupo que viene secuestrando a los niños, violando a las mujeres, forma un ejército de adolescentes y desplaza pueblos enteros durante años?. Kony pasará a la historia como uno de los rebeldes más sanguinarios del mundo, sin embargo, poco se habla de él.

La Historia.

Uganda, desde su independencia en 1961 de manos de Gran Bretaña, se convirtió en un escenario de golpes de Estados y guerras de las distintas tribus para hacerse con el control del poder.
De 1961 a 1966, fue dirigida por Kiwanuka quien fue derrocado por Milton Obote mediante un golpe de Estado. Éste empezó una limpieza étnica durante sus años de gobierno hasta que, en 1.971, fuera expulsado por el célebre Idi Amin Dada. Amin fue mundialmente conocido por su inmensidad corporal y su brutalidad. Muchos se acordarán de la película "Rescate en Entebbe y "El último rey de Escocia que pusieron de manifiesto la megalomanía de este estrafalario y sangriento personaje.
Se cuenta que Idi Amín arrojaba a sus adversarios en un lago de los cocodrilos y disfrutaba contemplando como eran devorados vivos. Durante su mandato, se ensañó con los habitantes de las tribus del Norte, particularmente Acholi y Langi. Al final de su reinado, la Comunidad Internacional llegó a contabilizar aproximativamente 100.000 asesinatos pero hay quienes piensan que la cifra es demasiado pequeña.
En 1978, el ejército de Tanzania apoyado por Inglaterra entra en Kampala y derroca a Idi Amin. Toma el poder Yusuf Lule quien luego fue derrocado por Binaissa. Los dos presidentes no duran en el poder ya que Milton Obote que había huido de Idi Amín vuelve del exilio y lo retoma nuevamente  en 1980.
Obote se enfrenta a múltiples rebeliones. Hostiga a los habitantes del sur de Uganda y llega a echar a los refugiados ruandeses considerándolos cómplices de sus opositores. Fue en aquella época en la que muchos refugiados ruandeses entre ellos Fred Rwigema y Paul Kagame, el actual presidente de Rwanda, se unieron a la rebelión de Museveni.
En 1985, el general Tito Okello toma el poder en Kampala pero su gobierno dura poco porque en 1986, Museveni toma el poder. A partir de este momento, los militares afines a Tito Okello huyen hacia el norte en la frontera con Sudán y montan guerrillas contra el nuevo mandatario. De allí nacerá la Lord Resistance Army” conocida como LRA.
Entre 1961 y 1986, es decir en menos de 25 años, Uganda fue dirigida por más de ocho presidentes, todos llegados al poder a través de la violencia.
Joseph Kony (foto internet)


¿Quien es Joseph Kony?

Joseph Kony nace en el norte de Uganda en 1961 durante la época de la independencia de su país. Pertenece a la tribu Acholi. Durante los años siguientes a la independencia, esta parte del país fue varias veces abandonada por los gobiernos centrales cuando no, perseguida duramente. Durante el mandato de Idi Amín, los Acholi fueron insistentemente hostigados y perdieron a muchos de sus eminentes dirigentes. Se puede decir que Kony creció en un ambiente de violencia permanente.
El padre de Joseph Kony era catequista católico mientras que su madre era de confesión anglicana. Siguiendo los pasos de su padre, Kony se inicia en la Iglesia católica y se hace monaguillo hasta 1976.
En 1995, Joseph Kony entra en el movimiento armado de Alice Lakwena llamado "Movimiento del Espíritu Santo".
El movimiento de Alice Lakwena empieza en los años 1980, aunque realmente se hace conocer en 1986 cuando Museveni toma el poder en Kampala y ella se ve obligada a huir en el norte de Uganda para oponerse al nuevo mandatario. Constituye un “ejército místico”  y pretende luchar con procedimientos mágicos y espirituales.
Lakwena afirmaba estar en contacto con los espíritus potentes entre ellos Nyaker de Acholi, Wrong americano, Chingpo coreano, Franco de Zaïre etc. Ella se consideraba un nexo espiritual y mezclaba el cristianismo con el esoterismo. Decía comunicar con el más allá y predicaba la pureza moral. Su objetivo era derrocar al gobierno central e instaurar un reino místico y escatológico basado sobre los principios cristianos.
Durante sus batallas contra el ejército nacional, ungía a sus soldados y les prometía la invulnerabilidad contra las balas. Se cuenta que tenía poderes extraordinarios para transformar a sus militares en árboles u hormigas desviando así la atención del ejército enemigo. Sus enemigos huían más por el miedo a sus poderes mágicos que por su potencia militar.
Sin embargo, a pesar de sus pretensiones exotéricas, fue derrotada y muchos de sus soldados murieron en los campos de batallas abatidos por las balas. Huyó a Kenya y dejó su movimiento en manos de Joseph Kony.

El surgimiento de la LRA.

Joseph Kony toma el mando de la rebelión contra Museveni después de Alice Lakwena, transformara el Movimiento del Espíritu Santo en una nueva agrupación utilizando los mismos métodos.  Así nace la LRA con la pretensión de luchar contra el gobierno de Kampala.
Kony cree que está protegido por la providencia. Lleva una cruz en su pecho como signo de protección y de alianza con el más allá y obliga a sus soldados a llevar la  misma cruz. Empieza su jornada con una sesión de oraciones y prácticas espirituales. Unge a sus soldados con aceites y los convence que las balas no pueden nada contra ellos. Durante la iniciación de sus guerreros los habla con voz fuerte y les adoctrina en esa creencia de que luchan para restaurar el reino de Dios sobre la tierra, un reino que se regirá por los diez mandamientos bíblicos. Cree en la poligamia y se dice que habría tenido más de 40 mujeres y una multitud de hijos, todos miembros de su ejército.
Kony se ilustró en el secuestro de niños en el norte de Uganda a los que llevaba a la selva y los transformaba en soldados después de una limpieza mental. Algunas veces vaciaba las escuelas en plena luz del día y nunca más se volvía a saber nada de los muchachos. Sus métodos consistían en secuestrar y adoctrinar a los niños de tal manera que no quede nada de sentimiento humano en sus corazones. Se cuenta que en varias ocasiones enviaba a esos niños ya adoctrinados a matar a sus padres para mostrar fidelidad y valentía antes de ser considerados como guerreros oficiales.
En los lugares donde ha pasado el ejército de Kony se cuentan atrocidades sin nombre: mutilaciones horribles, quema de personas vivas, violaciones de mujeres delante de sus hijos, estrellar los niños contra la roca etc. Los que intentan escapar de su ejército reciben un castigo ejemplar siendo torturados hasta la muerte. La LRA es un ejército de gente sin rastro de compasión, desprovista de todo tipo de sentimiento humano. Uno de sus características es matar sin pensar.

La internacionalización de la LRA

En los años 1994, hubo un cambio estratégico en la región de los Grandes Lagos. Murieron los presidentes Habyarimana de Rwanda (1994), Mobutu de Zaïre (1997) y el célebre rebelde Savimbi de Angola (2002). El gobierno de Sudán del norte empezó a negociar con los rebeldes del Sudán del sur para acabar con la guerra que llevaba décadas y de la que Kony se aprovechaba. De repente, Kony se encuentra aislado y su derrota militar no se hizo esperar.
En los años 2006, Joseph Kony, hostigado por el ejército de Museveni, huye de Uganda; cruza la frontera con sus secuaces y se instala en el parque natural de Garamba en la República Democrática del Congo dejando atrás a más de 2.000.000 de desplazados. Allí, sigue con sus tropelías pero ya no para conquistar el poder sino para sobrevivir. Empieza a enviar sus tropas a los poblados para saquear víveres. Cuando sus guerreros llegan a un pueblo, cogen los víveres, capturan a los hombres para transportar el botín hacia la selva, queman vivos a los que no pueden andar, violan las mujeres. De paso, secuestran a todos los adolescentes, los varones para ser futuros soldados y las chicas para servir de esclavas sexuales.
Miles de congoleños cruzan la frontera de Zapay y llegan a Zemio en la República Centroafricana huyendo de las barbaridades de la LRA. Allí se encuentran hasta hoy en los campamentos de refugiados atendidos por la Comunidad Internacional. Unos 4.000 refugiados siguen instalados en los campos esperando  mejores tiempos, que no llegan.
A pesar del decreto del presidente Museveni concediendo la gracia presidencial a todos los rebeldes en 2006, y a pesar de la voluntad del gobierno de Uganda de llegar a un acuerdo, Kony prefiere seguir su vida en la selva. En 2008, cruza la frontera de la República Centroafricana y ataca la ciudad de Obo. Su llegada a Centroáfrica produce un movimiento masivo de desplazamiento de la población. Prácticamente todos los pequeños pueblos desaparecen y la gente tiene miedo de ir a cultivar sus huertos.
Desde entonces, la LRA no ha dejado de maltratar al pueblo tanto congoleño como centroafricano. Las violaciones de los derechos humanos son incontables. Los que consiguen escapar de los campamentos de Kony cuentan un sinfín de barbaridades. Cuando la LRA ataca un pueblo, muchas personas están atrapadas y obligadas a llevar cargas pesadas sobre sus cabezas y hacer marchas forzadas durante días en medio de la selva. Los niños que nacen en la selva se convierten automáticamente en rebeldes y no conocen otra cosa que la violencia y la vida salvaje.

Los integrantes de la LRA

En los inicios, la LRA contaba con jóvenes descontentos o ideologizados de la tribu Acholi en el norte de Uganda. Fueron ellos los que formaban parte de la rebelión de Alice Lakwena y que posteriormente integraron el movimiento de Joseph Kony.
Poco a poco, el movimiento fue secuestrando a niños y adolescentes a los que adoctrinaba y enseñaba a matar indiscriminadamente. Empezó haciendo esta práctica en el norte de Uganda. El ejemplo más claro es el de Dominic Ongwen, uno de los altos mandos de la rebelión, raptado cuando tenía 10 años. De hecho su captura y su posterior envío al Tribunal Internacional de la Haya suscitó un dilema jurídico: ¿Cómo condenar a alguien que había sido sometido a una limpieza mental desde diez años?
Cuando la LRA perdió terreno en Uganda, optó por ir reclutando efectivos en los países vecinos, siempre utilizando los mismos métodos. Prefiere utilizar a los niños que son más dóciles y aptos para obedecer a cualquier mandato.
Nadie sabe a ciencia cierta cuántos militares quedan en las filas de estos rebeldes tanto en Centroáfrica como en la República Democrática del Congo.  Algunos observadores estiman que quedarían menos de mil combatientes y que Joseph Kony estaría enfermo. Se acusa a Joseph Kony y su movimiento de haber matado a más de 100.000 personas y haber secuestrado a más de 60.000 niños durante toda su carrera.
En la actualidad, el ejército de Uganda se encuentra en el Este de la República Centroafricana intentando acabar con la LRA y capturar a Joseph Kony. También unos cien militares estadounidenses se encuentran en la ciudad de Obo dando apoyo al ejército de Uganda en el mismo sentido. La Unión Africana tiene como prioridad acabar con este hombre y su movimiento, pero de momento no lo ha conseguido. El Tribunal Internacional de la Haya lanzó una orden de busca y captura contra Joseph Kony. La película "Invisible children" consiguió sensibilizar al mundo sobre los abusos de la LRA pero no hubo resultados. Entre tanto, los pueblos del este de Centroáfrica y del nordeste de la RDC  viven bajo amenaza constante de este grupo.

Gaetan kabasha

No hay comentarios:

Publicar un comentario